El Arco de Triunfo, en la encrucijada de la historia francesa

Monumento napoleónico por excelencia, erigido a partir de 1806 para rendir homenaje al Gran Ejército, el Arco de Triunfo es el lugar de conmemoración del Armisticio de 1918. Pero también del 8 de mayo de 1945. Una mirada retrospectiva a su historia.

Inspirado en arcos antiguos, este monumento emblemático de París lleva los nombres ilustres de la nación y alberga la tumba del soldado desconocido cuya llama se reaviva cada noche. Una parada que no debe perderse en el centro de la Place de l’Etoile, en lo alto de los Campos Elíseos…

El Arco de Triunfo es un monumento emblemático de París, ubicado en la Place de l’Etoile. Inaugurado en 1836, es uno de los monumentos más famosos y visitados de la Ciudad de la Luz. Pero ¿cuál es su historia y arquitectura?

La historia del Arco de Triunfo

El Arco de Triunfo fue encargado por Napoleón Bonaparte en 1806 para celebrar las victorias del ejército francés. La construcción comenzó en 1808, pero fue interrumpida durante la Restauración y luego se reanudó bajo Luis Felipe en 1833. El monumento fue inaugurado en 1836, bajo el reinado de Luis Felipe, después de más de 30 años de obras.

El monumento ha sufrido varias transformaciones a lo largo de los años, en particular con la incorporación de la llama eterna en 1923, en homenaje a los soldados que murieron durante la Primera Guerra Mundial. El Arco de Triunfo también se ha convertido en un importante lugar de conmemoración, al albergar ceremonias oficiales como el desfile del Día de la Bastilla.

Proyecto político

El primer gran acontecimiento que reunió a los parisinos bajo sus arcos se produjo el 15 de diciembre de 1840: la devolución de las cenizas de Napoleón a la capital dio lugar a una suntuosa ceremonia.

Durante el Segundo Imperio, la obra del barón Haussmann destruyó la antigua barrera de la Étoile. En la plaza se levantaron edificios que realzaron la plaza y le dieron el aspecto que conocemos hoy.

En mayo de 1871 ocurrió uno de los episodios más trágicos de la historia de Francia. En una guerra civil asesina y fratricida que causará miles de víctimas, principalmente entre los insurgentes parisinos, las tropas gubernamentales de los “Versalleses” luchan contra los “comuneros” para recuperar el control de la ciudad. Durante la “Semana Sangrienta”, los comuneros dispararon cañones desde su plataforma contra las tropas gubernamentales.

El 24 de mayo de 1885, casi dos millones de personas acudieron al funeral de Víctor Hugo, cuyo catafalco había sido expuesto la noche anterior bajo sus arcos. Un acontecimiento grandioso y solemne que sigue siendo hasta el día de hoy la mayor reunión popular de París.

Grandes eventos

En 1830, el régimen más liberal de Luis Felipe llegó al poder y estableció la Monarquía de Julio. Con su ministro Adolphe Thiers, decidió que las esculturas y decoraciones de las fachadas estarían dedicadas en última instancia a las victorias de la Nación, las de la República y el Imperio, abandonando el proyecto de Luis XVIII de honrar al ejército conservador derrotado en España. marcando así el deseo de síntesis y reconciliación nacional que lleva adelante el nuevo régimen.

Con La partida de los voluntarios , comúnmente llamada La Marsellesa , de François Rude, la República pasa a ser el centro de atención. El triunfo de Napoleón, de Jean-Pierre Cortot, celebra la memoria del emperador. El friso situado en la cima está dividido en dos esculturas que glorifican a la Nación en armas: La Partida de los Ejércitos y El Regreso de los Ejércitos.

Ejército victorioso y ejército de ocupación

La mayoría de las grandes celebraciones durante el siglo XX , ya sean militares, políticas o deportivas, seguirán también el recorrido del gran arco. Así, el monumento se convirtió en el centro de la celebración de la victoria sobre Alemania al final de la Primera Guerra Mundial: el 14 de julio de 1919 se celebró el gran desfile de la Victoria. Todas las naciones aliadas de Francia desfilan en los Campos Elíseos.

Unos días más tarde, el 7 de agosto, el aviador Charles Godefroy logró la hazaña de volar su avión Nieuport con una envergadura de 9 metros a través del arco que mide menos del doble: 14 metros.

Como recordatorio de su origen militar, el monumento fue lógicamente elegido en 1920 para albergar la tumba del soldado desconocido. Desde entonces, allí se celebran solemnemente conmemoraciones para recordar a los muertos de la Gran Guerra y otros conflictos, con la ceremonia de reavivar la llama eterna.

En mayo y junio de 1940, Francia vivió sus horas más oscuras y se derrumbó ante la agresión de los ejércitos de Hitler. Para humillar a los parisinos y celebrar su victoria sobre el país, los nazis desfilan bajo el emblemático monumento de la grandeza napoleónica.

Hazañas deportivas

Pero el trauma de la ocupación finalmente desapareció en 1944 con el desembarco aliado en Normandía y la liberación de París. El general de Gaulle, héroe de la Francia libre, camina por “la avenida más bella del mundo” el 26 de agosto, acompañado del general Leclerc y de Georges Bidault, presidente del Consejo Nacional de la Resistencia.

Desde la Liberación, el Arco de Triunfo ha acogido muchos otros acontecimientos importantes, desde los desfiles militares del 14 de julio hasta las celebraciones de hazañas deportivas. Así se celebran con fervor las victorias de la selección francesa de fútbol en 1998 y 2018 en los Campos Elíseos, y los ciclistas del Tour de Francia finalizan su recorrido por el país con un sprint final en la plaza de la Estrella, un ritual desde 1975.

El 1 de diciembre de 2018, al margen del acto III de los chalecos amarillos, el Arco de Triunfo fue asaltado y parcialmente saqueado. Un acontecimiento que recordó la permanencia del símbolo político de este monumento bicentenario.

La arquitectura del Arco de Triunfo

El Arco de Triunfo tiene 50 metros de alto, 45 metros de ancho y 22 metros de profundidad. Está construido en piedra tallada y está ricamente decorado con esculturas y bajorrelieves.

La escultura más famosa del Arco de Triunfo es el grupo escultórico en alto relieve “La Partida de los Voluntarios de 1792”, también conocido como “La Marsellesa”, que representa una alegoría de la República Francesa. También hay muchas otras esculturas que representan personajes históricos y mitológicos.

El Arco de Triunfo está situado en el centro de la Place de l’Etoile, en la intersección de doce avenidas. Se puede acceder a él a través de un pasaje subterráneo y los visitantes pueden subir los 284 escalones para disfrutar de las vistas panorámicas de París desde lo alto.

Información Practica

  • Para ir al Arco del Triunfo se cuenta con las siguientes alternativas de transporte público:

    • Metro: Estación Charles-de-Gaulle-Etoile (Líneas 1, 2 y 6).
    • RER: Estación Charles-de-Gaulle-Etoile (RER A).
    • Bus: 22, 30, 31, 73, 92, 341, N11, N24, N53.
  • Horarios: Todos los días: de 10:00 a 23:00.
  • Costo: 13 €

Compartir

Facebook
Twitter
Pinterest

Artículos Relacionados

Monumento
Carla Cocozza

La agitada historia de la Sainte-Chapelle de París

Desde hace 8 siglos, la Santa Capilla sorprende a los parisinos! Construida a petición de San Luis para albergar las reliquias de la Pasión de Cristo, la Santa Capilla se distingue en particular por sus maravillosas vidrieras.

Leer Más »

Donde Dormir en París

Recomendamos que Elijan Hoteles Céntricos

Booking.com
Scroll al inicio
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola
¿En qué podemos ayudarte?